Cubo Mágico

Este pequeño artilugio no necesita presentación. Si ya peinas canas seguro que has pasado algunas horas intentando solucionarlo.

El nombre que le puso su creador, allá por el 1974, fué “Cubo Mágico”. Es mucho más conocido por el nombre de Cubo de Rubik, aunque la creatividad o la clásica falta de dicción de los españoles en la pronunciación de apellidos húngaros le ha otorgado nombres muy creativos.

Funcionamiento del cubo de Rubik

Tradicionalmente el cubo de Rubik utiliza el blanco, rojo, azul, naranja, verde y amarillo en sus seis lados. La mecánica es sencilla, cada lado del cubo está dividido en 3x3, es decir, 9 caras. Una central, que no se mueve, cuatro aristas y cuatro esquinas. Un mecanismo de ejes hace que estas se puedan girar independientemente, de forma que los seis colores se mezclan. Solucionar un cubo de Rubik consiste en conseguir que los 6 lados presenten todas sus caras del mismo color.

Soluciones del cubo de Rubik

A pesar de la apariencia simple de un cubo mágico, la teoría matemática que hay detrás no es tan sencilla. Ha sido el origen de algunas tesis doctorales y se ha estudiado desde que su inventor lo sacara a la luz. Asimismo también puede ser un elemento muy interesante en la docencia de la geometría, las relaciones espaciales y la combinatoria.

El cubo original (3x3x3) tiene 8 vértices y 12 aristas. Aquí hay que utilizar los números factoriales. La forma de combinar 8 elementos en matemáticas se escribe como 8! (ocho factorial). Es decir, hay 40320 (8!) formas de colocar estos 8 elementos. Si hablamos de la orientación de estas la cifra aumenta, aunque no vamos a entrar aquí a explicarlo, para eso está la wikipedia1. Con las aristas ocurre lo mismo, 12! formas de ordenar dan el bonito número de 239500800. Este es el número que a muchos les gustaría tener en la cuenta bancaria. Aquí hay que añadir las formas de orientar las esquinas. En fin, teniendo todo esto en cuenta el número final de posibilidades es de 43252003274489856000, solamente 43 trillones de permutaciones.

¿Pasaste horas y horas en tu infancia y nunca conseguiste resolver más de uno o dos lados? No te preocupes, es lo que le pasaba a todo el mundo. Afortunadamente gente muy lista ya ha pensado como solucionar estos cubos de forma óptima2. Ya se ha demostrado que se puede resolver como máximo en 20 movimientos. El algoritmo de Dios3 trata de averiguar cuál sería el número mínimo de movimientos para resolver un cubo 3x3x3.

Resolviendo el cubo en el mínimo tiempo

Hay una gran afición por competir. El cubo de Rubik ofrece grandes posibilidades. El record del mundo está desde 2018 en manos del chino Yusheng Du, que fue capaz de resolver el cubo de Rubik en 3,47s. Menos de 4 segundos es una marca que no todo el mundo puede alcanzar. Si quieres entrenar en casa te puede venir bien este temporizador profesional para speedcubing

Decide qué cubo es para ti

Si todavía no estas convencido ¡¡decídete!!

Bien sea para regalar o para uso personal, aquí tienes dos buenas opciones. Nunca conseguiste solucionar el cubo y ahora quieres reintentarlo ¡¡Adelante!! ¿No sabes que regalar? Un cubo de Rubik nunca pasará de moda. Para los atrevidos está la versión para SpeedCubers. Si quieres acertar seguro tienes la versión clásica.

Cubo mágico para SpeedCubers

Si te ha picado el gusanillo y quieres entrenarte, este es tu cubo. Es el elegido por miles de personas para entrenar a diario y mejorar sus tiempos. Es de lejos el más vendido en Amazon y tiene una puntuación de 4,7 sobre 5 en más de 11 mil opiniones. Cubo mágico para SpeedCubers .

Cubo mágico clásico

Este es el típico cubo con el que jugabas de pequeño porque tus padres lo tenian por casa. Si ahora quieres que tus hijos jueguen con el mismo cubo que tantas horas te entretuvo de pequeño, este es el cubo que quieres. Es el elegido por Amazon con una puntuación de 4,4 sobre 5 en más de 600 opiniones. Su estilo clásico nunca pasará de moda. Cubo mágico clásico .


  1. Wikipedia: Cubo de Rubik ↩︎

  2. Wikipedia: Soluciones óptimas para el cubo de Rubik ↩︎

  3. Wikipedia: Algoritmo de Dios ↩︎